#YoConfiesoque

Estándar

  •  Amo el olor de mi perro. Especialmente en el cuello y las patas
  • Me conmuevo con cualquier cosa. Se me llenan los ojos de lágrimas hasta viendo un anuncio de tele o cualquier pendejada.
  • Me encanta ver reality shows, esto incluye a las Kardashian, The Bachelor, Jersey Shore y todos esos  que la gente asegura nunca haber visto.
  • Siempre he querido hacer un flashmob. Especialmente uno con el baile de thriller
  • Mi sueño de opio es ser backup dancer de madonna o algún cantante pop que haga coreografías cool.
  • Me enternece más un perro que un niño. Tengo fe que esto cambie y mi instinto materno despierte algún día porque honestamente quiero ser mamá de uno o dos humanos.
  • Amo ver documentales, desearía que hubiera un canal sólo de eso.
  • Tengo cero deudas (tranquilos, ya me dieron el trofeo por eso)
  • Colecciono delantales. Tengo más de 40 de todas partes del mundo (los más “raros” son Suráfica e Islandia)
  • Me gradué con honores en las dos carreras que estudié.
  • Hace 10 años pesaba 12 kilos más de lo que peso ahora. Eso es mucho, tomando en cuenta que mido apenas un metro y medio.
  • Odio el mondongo a pesar de que nunca en mi vida o he probado. Planeo morir así.
  • Me siento más joven de lo que soy.
  • Me siento más gorda de lo que soy.
  • Me siento más alta de lo que soy.
  • Siempre quise tener un hermanillo menor. Tengo un par de compas que he adoptado como hermanos y con eso me siento satisfecha.
  • Mi mamá es una de mis mejores compas.
  • Tengo sangre Nica y me siento sumamente orgullosa de eso. Añoro ir a Nicaragua tanto como lo hacía cuando mi tía estaba viva.
  • El piropo más lindo que me han dicho es que soy como una cajita de sorpresas.
  • Nunca he terminado mal con un novio. De hecho todos siguen siendo amigos míos y nos llevamos muy bien.
Esta lista no obedece a ningún orden jerárquico ni nada parecido. No quiero un trofeo, ni un aplauso y sé que a la mayoría de lectores no les va a importar lo que escriba. Sin embargo escribir es una experiencia catártica, aliviadora y entretenida. Desde el anonimato que siempre he manejado este es el tipo de licencias que me gusta darme, para que la gente me conozca como soy sin que me necesariamente me puedan reconocer por el tarro, que a fin de cuentas es lo que menos importa, es simplemente el envase de todo lo que  tengo, y he de confesarles que no se pierden de nada. 

Viaje a las estrellas

Estándar

Cuando me  dieron la tarea de participar de aquella gira de negocios lo encontré terriblemente aburrido. Madrugar, montarse en un bus con 35 desconocidos, ir hasta Liberia a escuchar hablar del  plasma y el magnetismo, almorzar y regresar el mismo día no me sonaba atractivo. Sin embargo brete es brete así que apechugue. Decidí acompañarme de Bjork y otros buenos artistas durante el camino y disfrutar salirme de la rutina de la oficina.
La entrada “Hacia las Estrellas” apenas se ve. Está en medio de un charral y poco nos prepara para lo que uno está a punto de ver. El olor a zacate seco, el polvo y el calor me hicieron pensar por  un momento que todo era parte de una broma de mal gusto, y que llegaríamos a un rancho donde se nos enseñaría la foto y la maqueta de lo que se quiere construir en algunos lustros.
De repente, se abre la vista y se ve un bonito edificio, nada especial.  A su costado una gran insignia “Ad Astra Rocket Company Costa Rica”, palabras que al menos yo nunca imaginé ver en la misma frase.  Hasta ese instante empecé a creer lo que veía.  Dos señores esperándonos al pie del bus: Franklin y Ronald Chang!!  En ese momento pensé: ya con solo ver a estos maes me hicieron el día. Saludándonos a cada uno y preguntándonos el nombre, como si fuéramos alguna especie de celebridad,  me hicieron sentir bienvenida y que estábamos en confianza.
“Pasen adelante, nuestra casa es su casa” Entramos a la recepción del lugar, y en ese momento, mi idiosincrasia  tercermundista me hizo sentirme como en otro país. Todo inmaculadamente limpio y ordenado, la gente con una sonrisa, en jeans y camiseta, de verdad se siente como un hogar.  Subimos a la sala de sesiones y empezó el show.  Franklin nos contó sobre su trabajo y lo que se está haciendo, sus logros, habló sobre sus planes, necesidades y sobre sus colegas de trabajo. Su charla fue tan sencilla, clara y elocuente que quedé impresionada. Parecía que estaba describiendo su ida a la feria, lo que había comprado y lo que iría a preparar con esos ingredientes. Nos habló de manera aterrizada,  como personas inteligentes que no conocemos del tema, jamás nos subestimó y tampoco utilizó términos elevados de esos que le dejan a uno realmente bateado.
Su pasión, amor por lo que hace, respeto por el trabajo de sus colegas  son cosas envidiables. La humildad  con la que describe sus logros, y su visión para aprovechar el talento tico son de aplaudir.  Con orgullo de padre habla sobre sus pupilos, jóvenes menores de 35 años a quienes él ha tomado bajo sus alas y los está formando para que lleguen tan lejos como él,  al infinito y más allá…
 Franklin es un científico brillante que ha logrado  hacer algo que pocos y es rodearse de gente que haga negocios con él y para él.  Ronald Chang su hermano,  es uno de ellos. Su mano derecha y quien se mantiene en Costa Rica mientras él va y viene a Estados Unidos como parte de sus investigaciones y negocios. Ambos conforman un equipo visionario que no solo se dedica a hacer pruebas con el motor de plasma sino que hacen un gran trabajo en las comunidades rurales de Guanacaste y buscan  “potenciar a jóvenes con iniciativas de alcance mundial que impactarán el futuro de la humanidad” como Frankiln nos lo dijo.
¿Se imaginarían ustedes que alguien  como el Dr. Chang saque tiempo para participar en proyectos de energías limpias en Colegios en Santa Cruz, Hojancha y pueblitos como Cartagena y 27 de abril?
¿Sabían ustedes que el COVAO (Colegio Vocacional de Artes y Oficios ) participó en la fabricación del “envase” en el que se contiene el motor de plasma y se hacen las pruebas en vivo?
¿Creerían si les cuento que se tienen planes para que el INA capacite a costureras ticas para que fabriquen trajes espaciales en nuestro país?
¿Conocen del plan para tener controladores espaciales de satélites basados en Costa Rica, y que se quiere que los satélites tengan matrícula (placa) tica?
¿Qué hará el pistero de una bomba de Liberia cuando termine la pasantía que está haciendo en el laboratorio Ad Astra?
Todo esto y cientos de cosas innovadoras están sucediendo en este momento gracias a una sola persona y su maravillosa visión y ambición. Esa persona es Franklin Chang.
 Mi visita a Ad Astra se dio a inicios de este año, mucho antes de que nuestro Franklin Chang fuera incluido en el salón de la fama de la NASA.   Es hasta hoy que escribo esto gracias a la sugerencia de Diego Delfino quien con su buen ojo clínico para las buenas historias me hizo ver el valor de plasmar y compartir mi experiencia.
Por más que intente, mi habilidad narrativa no será suficiente para describir lo impresionante que fue esta experiencia. Salí de ahí con un nudo en la garganta, con un orgullo y admiración hacia esa gente que me puso la piel de gallina.
No necesitamos que él sea presidente de Costa Rica, ni que sea Ministro de Ciencia y Tecnología, de hecho esas serían de las peores cosas que podrían pasar!
 Necesitamos que todos los ticos queramos ser como él, persigamos nuestros sueños, trabajemos con  pasión, perseverancia y apuntemos  Ad Astra (hacia las estrellas). Ah, y que no prejuzguemos el viaje como algo aburrido…

De festines nupciales y otros demonios

Estándar

Asumo que la mayoría de ustedes, mis lectores, son alérgicos a cualquier tipo de fiesta, celebración o agasajo en el cual uno no se siente enteramente a gusto y además deba esperar para todo. De qué hablo? Específicamente de las fiestas de matrimonio. Ahhh los bodorrios (inserte exhalación), festines llenos de familiares y “amigos” entremezclados,  distribuidos en mesas de acuerdo a parámetros que nadie parece entender y de cuyo tedio nada promete librarnos
.
Cuando uno llega a ciertas edades, empiezan a casarse los compas y uno es (des) afortunadamente  invitado a sus festejos, no me malinterpreten, amo a mis amigos y  me alegro cuando se casan, sin embargo odio la seguidilla de momentos incómodos que surgen en estas celebraciones.
Empecemos por la famosa lista de bodas. Por un lado es una belleza porque no te ponen a pensar qué putas vas a regalar, ya la mitad del brete está hecho, sin embargo hay que sacar el rato para ir a buscarla, que la impriman, descifrar qué es cada cosa y luego ubicarla en el inmenso almacén con descripciones como DAMPER MED AZ#8 (WTF!!), resulta que eso es una pinche canasta para la ropa mediana de color azul. Eso no es tan malo como tener la certeza de que los novios saben cuánto te costó el regalo y que si uno no se apura a comprarlo rápido, en la repela queda solo las varas más caras….
El tema del vestido, zapatos, peinado y merula es exclusivo para nosotras las damas, y confieso que me gusta arreglarme pero no deja de ser un stress buscar un vestido para  cada ocasión. El tema es tener al menos 2 (vestidos o amigas de tu talla) ya que como es de esperar las fotos matrimoniales son de esas que todo el mundo ve y que se enseñan durante siglos así que uno no quiere verse igual en todas y mucho menos desarreglada.
Llegar a la iglesia y ver de qué lado se sienta uno, debería haber bancas para el lado del novio, de la novia y unas  marcadas como NS/NR o “cualquiera de las anteriores”.  Viene el primer momento de espera: la moda de la fucking hora tica hasta en eso prevalece la invitación dice a una hora y es para que la vara empiece media hora después.
Una vez terminada la ceremonia hay que dar chance a que salgan los novios, los tatas, los padrinos, el padre, etc etc. Que se tomen las fotos, y hacer caravana para el chante de la fiesta. Siempre voy pensando en llegar rápido para con quién me tocó en la mesa porque de eso depende gran parte del (des) éxito de la noche. Es una sensación parecida al primer día de clases en el cole cuando uno veía la lista de los compañeros de clase.
Buscar la mesa, y sentarse a esperar. He notado que últimamente no ponen ni la foto de algo comestible de primera entrada, sino que todo lo sirven los meseros así que cuando uno llega no hay nada para llenarse el buche.  Ahora ponen una foto de los novios para que la gente les escriba cosas y la tengan de recuerdo. Espero no ser la única que haya pensado en hacerle un mostacho a la novia….
Esperar a que lleguen los tórtolos, esperar a que se sienten, hagan un brindis en el cual no puede faltar un familiar que cuenta historias fuera de lugar  que nadie quiere escuchar y comúnmente hacen pasar mal rato a la pareja. El primer baile, la primera foto,  y mientras todo esto sucede uno con la panza vacía y con una copita de vino espumante que se va en dos tragos y no te llega. Uno toleraría más protocolo con la panza llena y un buen trago en la mano.
Se abre el buffet y aquella fila no tiene nada que envidiarle a las de un EBAIS. La única diferencia es que la gente anda mejor vestida, pero igual se están quejando de sus males y quieren que alguien los atienda. Al menos ya tenemos comida, ya vamos cuesta abajo.
El licor es una bendición y si es gratis mejor. La gente de repente desarrolla el gusto por el whisky y todo empieza a fluir. Inicia la música y la tía se lanza a danzar y contonearse, los carajillos juegan de grandes y hacen de las suyas bailando mientras una robusta manada de familiares escupe necedades o bien desquita el precio del regalo prodigando sarcasmos gordos de envidia.
Los novios pasan por las mesas tomándose fotos y de repente uno se encuentra siendo retratado con un montón de extraños que lo abrazan y le pelan el diente como si fueran amigos de toda la vida, las sonrisas se apagan a la misma velocidad del flash y el rush de calidez pasa.
¿Qué sigue? Ingerir alcohol, ir al baño y repetir la receta toda la noche. Asegúrese de capearse la “conga line” cuando pasa por las mesas secuestrando adeptos al mejor estilo de una secta, de lo contrario tendrá un momento incómodo más en su colección.
El dilema de despedirse o irse despistadamente es todo un dilema, cada quien verá.
Para la gente como Wendy que está planeando su boda le digo lo siguiente: no se esfuercen tanto! A fin de cuentas la gente que los quiere va a estar ahí sin importar la marca del whisky que les den o si les dan chirrite. Mucha gente de desvela y se diluye en una boda, no precisamente en un matrimonio.
 Sé que mi post ha sido irónico y hasta grosero, y esa ha sido la intención. Pero también quiero decirles que casarse es tuanis, y me encanta que la gente aún crea en el matrimonio, eso no puede ser malo!  Me alegra que se inspiren para hacerlo frente a tanta gente y que eso sea motivo de celebración,  a fin de cuentas quienes deben pasarla bien son los tórtolos que se están casando, todos los demás nos podemos ir a la porra con nuestra irónica manera de ver la vida.

La Mula en Stand Up Comedy?

Estándar

Comedia de pie que llaman!, Pero no crean que por estar de pie la vara se va a parar!

La vara es que me hicieron una tentadorta oferta y decidí aceptarla. Las hordas de fans que tiene el blog me han pedido a través de varias cartas con cientos de firmas que me presente en una noche de comedia envivo así que llegó el momento de escuchar el clamor de ellos.

Lo haré al lado de Grigo Tico un compa TicoBlogger, así que la vara estará surtidita como en botica.

Cuándo?miecoles 22 de febrero

Dónde? en el México Bar, a un costado del parque de barrio méxico.

Qué? ,animacion,dj,bailarinas,promo de 6 birras por 5 rojitos, heineken 2×1,si comprás una botella de licor, la próxima semana te la dan gratis y desde luego el stand up comedy ticoblogger!!

Tenemos planeado hablar sobre situaciones de amor,pareja,cavanga y todo lo que rodea este mes de san valentontin, asi que va a estar muy entretenido y muy pasado por guaro!Esperamos el apoyo de toda la comunidad ticoblogger y de todo lector que de rebote llego a leer esto. Nos vemos en el mexico bar. Buena Nota!!

**Hay guachiman pa los carritos y seguridad privada adentro, por aquello de los tumultos y zafarranchos.

Pan y Circo: Zapote Fantástico

Estándar

Para los que no saben sobre el tema, desde hace unas semanas canal 7 inventó un “juego de fantasía” que se llama El Profe Fantástico. El juego consiste en que cada uno de los que se inscribe diseña su equipo de fútbol ideal, tomando como base los jugadores del campeonato nacional y siguiendo ciertas reglas que no puedo detallar con precisión pues no las manejo.

Según parece este juego ha empezado siendo un éxito. Sinceramente me parece una manera creativa de entretenerse, de sacar el entrenador de fútbol que todos los ticos llevamos dentro, y que por primera vez en la vida, hablar paja sobre fútbol le pueda generar algo de beneficios a nosotros los hijos de vecino que no nos pagan por salir en tele diciendo lo que todo el mundo comenta en los buses, las sodas, y demás espacios sociales.

Siendo el fútbol nuestro circo, válvula de escape y fábrica de sueños cualquier cosa que se relacione va a dar algo de qué hablar y va a tener seguidores. Y como el pan nuestro de cada día se está viendo amenazado con tantas genialidades de este (y los anteriores) gobierno se me ocurrió que el pueblo debería inventar una especie de juego de fantasía para diseñar a nuestro gobierno ideal.

¿Se imaginan qué maravilla inventar el Zapote Fantástico? Poder proveer a quienes calientan sillas en la Casa Presidencial con nuestras sugerencias de quién poner a hacer qué y donde? Eso sería un éxito.

Estoy segura que muchos tendríamos cosas que decir, estrategias para manejar el juego y a fin de cuentas ideas para sacar adelante a este equipo que llamamos Gobierno de la República.

Con suerte a doña Laura se le ilumine un poco el camino, y le lleguen ideas buenas a la mesa de parte de todos los ticos!

Si no fuera así, por lo menos al final ella nos podría responder diciendo que hizo lo que le dijimos…

Nos dejaría chupándonos el dedo y esperando que en la próxima mejenga electoral nos vaya mejor.

Telenovelas y trivialidades

Estándar

La Usurpadora

Lazos de Amor

Luz Clarita

Marimar

Maria Elena

Alcanzar una estrella

Quinceañera

Carrousel

Simplemente María

Dos Mujeres un camino

Rosa Salvaje

María Mercedes

Me sorprende que así al suave sea capaz de citar una docena de telenovelas que se cuentan entre las que he visto durante mi vida. No me debería sorprender tanto pues tengo treinta y dos años, además porque las telenovelas parecen salir por generación espontánea. Lo más gracioso es que para cada una tengo la canción pegada en mi cabeza como si ayer en la noche hubiera visto uno de los capítulos.

En mi casa era prohibido ver novelas y ver el chavo, sin embargo como mis papás trabajaban fuera de la casa, me topé desde muy pequeña con el libre albedrío televisivo y evidentemente elegí burlar la ley. Además cuando iba a la casa de alguna compañera de escuela o de colegio esa regle no me aplicaba así que de una forma u otra las terminaba viendo.

Estos espacios televisivos, tienen una serie de cosas en común no solo entre ellos sino que también con nosotros, más de lo que me gustaría para ser sincera.

Este género, como se conoce hoy en día nació en Latinoamérica. Sí señores podemos rajar…

Todo parece indicar que surgió de la idea de poner en escena las radionovelas de antaño y hacerlas más jugosas para el público que recién descubría “la magia de la televisión”

Es más que obvio que todas las novelas son iguales en su esencia y que la receta incluye al menos estos ingredientes:

Un amor imposible

Un hijo bastardo

Un amorío

Alguna persona enferma, lisiada o que no se puede llevar grandes sustos porque se va en la tira

Una serie de mentiras o una metirototota que tiene a alguien detrás del palo.

Personajes principales con nombres largos y apellidos rimbombantes.

Una chacha o nana chismosa

Una persona que surge y escala posiciones sociales gracias a un golpe de suerte

Un villano o villana que le lleva ley a todo el mundo y que no puede ver a un pobre feliz sin querer hacerle mierda la vida.

Aún y cuando todos los ingredientes de la receta sean los mismos, cada una de las novelas parece cautivar a los espectadores como si fuera la primera y si fueran novedad. Que carajos será el ride? Cuál será el secreto o cuántas almas habrá reclamado el diablo para que esta ecuación siga funcionando?

Se dice que la industria de las novelas es casi tan lucrativa como la de las películas de hollywood!

Quien no se haya dejado atrapar por una intriga, aunque sea por Betty la Fea (que por cierto está en libro de Records Guiness como la telenovela más exitosa de toda la historia), puede considerarse dentro de una minoría en el mundo. Y aunque en este momento no sea fan de ninguna telenovela no puedo negar en fue uno de mis “guilty pleasures” hace unos años.

¿Qué tendrán las lágrimas negras, los peinados y cuerpors perfectos, los close up de caras de enojo o sorpresa y las cursilerías que siguen encantando a millones de personas alrededor del mundo aún y cuando todos nos creamos ajenos??

Que alguien me el secreto del éxito

Quien esté libre de pecado que lance la primera piedra.

¿Bañistas o playistas?

Estándar


“En equilibrio con la naturaleza”, la trillada frase de todo lo que se hace o a lo que se aspira en nuestros días. Unas consideraciones jocosas sobre el tema:

Salió un decreto para respetar a las tortugas y la fauna en general en las playas. Cuando oigo fauna me imagino más allá de los animalitos silvestres déjenme decirles…. Se me vienen a la mente imágenes de tangudos brillantes, cáscaras de huevo duro por doquier, mejengas improvisadas y todo lo que sabemos que existe en esos lugares. Fauna playera que llaman.

La vara es que ahora se va a exigir q los bañistas. Por cierto esa palabra siempre me ha hecho gracia porque no todos los que van a la playa se bañan (ni en el mar y a veces ni en la choza!). Así que deberían llamarse playistas en vez de bañistas. En fin, decía que se va a exigir que la gente que se mete al mar se encarame una gorra fosforescente, por aquello de que se pierdan para que los encuentren más fácil. También va a ser obligatorio que los surfos usen la tabla con la correa o el leash como dicen ellos, me imagino que es para no esponjarle la jupa al resto de “bañistas no surfos” que se remojan las carnes donde revientan las olas.

Va a ser prohibido llevar a los guatos a ciertas playas. Eso si que me duele porque no hay nada más chiva que un perro playero, esos sí que la gozan! El problema es que se ponen a escarbar y sacan los huevos de las tortugas, o los huevos de los comehuevos y en general afectarían a ambos miembros de la fauna. Pero los perros forman arte de la fauna entonces como está la vara? Hay fauna VIP? (seria VIF entonces). ¿Qué pasa con los perros que son surfos? Porque los hay, no digan que es invento mío.

Me pregunto si esta ley contempla el siguiente caso: Un perro playista-bañista-surfo. Tendria que meterse al mar con gorrita fosforescente, el surfo con gorra también, la tabla amarrada al pie del surfo y el perro con correa también entonces? Se amarra al surfo o a la tabla?

Que alguien me explique porque se torna confuso.

¿Habrá siempre una primera vez?

Estándar


Si usted es algo parecido a mí (y a la mayoría de seres humanos diría yo), al leer este título se imaginó algo relacionado con las experiencias sexuales. Sin embargo, y por mucho que eso genere tráfico e interés en los lectores no me acercaré a ese trillado pero infaltable tema.

Primeras veces hay tantas y tan variopintas que sería necesario hacer un libro sobre ellas, para detallarlas, hacerles justicia y colocarlas en un lugar especial de la memoria y por qué no del corazón; una especie de urna. Por el momento este post bastará ya que mi carrera como escritora no está ni cerca de suceder.

En una mesa de tragos, espacio indiscutiblemente promovedor del pensamiento creativo y la conversación relajada que muchos llaman “paja”, comentaba que yo desconocía que aún había familias enteras que se acercaban a la malla del aeropuerto a ver aviones mientras disfrutan del granizado de rigor. Decía que probablemente la mayoría de esos espectadores jamás se habían montado en un avión y que sin duda esto es algo que les ilusiona, por algo llegan a verlos y admirarlos.

Sentarse en la playa y tomar algo más que el sol, es una actividad relativamente común para la mayoría de nosotros y estoy segura que muchos no recordamos la primera vez que vimos el mar ¿o sí? Tal vez fue algo tan poco relevante que no se ganó un registro en nuestra memoria, si este es su caso sientase muy agradecido con la vida.

Recuerdo claramente mi primera botella de 7up, la primera vez que comí chicle (que por cierto me tragué un bubble yum de cada color y luego los ranché mientras veía tele con mi hermanillo), mi primer beso, mi primera borrachera y su respectiva goma, la primera vez que me monté en un avión, la primera vez que “crucé el charco”, mi primera carrera de 10km, mi primer carro (se llamaba “el patín”, cc “coche bomba”, “mugremovil”, entre otros). Me acuerdo la primera vez que fui a un funeral (que vara mas rara pero sí), mis primeros “tennis de marca”, mi primer salto bungee (manda huevo no acordarse de eso!), mi primera bicicleta, mis primeros patines, mi primera navidad cuando ya sabía que el niño eran mis tatas (aguevazón total), la primera vez que me monté en un bus para ir a hacer mandados a chepe (iba con mi abuela), la primera vez que lloré por la pérdida de un ser querido, mi primer perro, mi primer CD (Blood Sugar Sex Magic!), la primera vez que hablé por un celular (ni siquiera era mío).

Lo mejor de las primeras veces no es necesariamente la cosa o la acción, sino la emoción que nos genera. Mi primera vez de algo, es probablemente una más en la vida o cotidianeidad de otros, así que la emoción que genera no es directamente proporcional al precio, tamaño, distancia, nivel de riesgo o índice de locura de la experiencia, sino a la extrañeza, novedad, ilusión y sorpresa que agregue a mi propia rutina.

Hoy, a mis treinta y tantos puedo decir que por muy pequeñas que hayan sido algunas de estas cosas, lo que más valoro es que las recuerdo y que no pierden la capacidad de generarme una sonrisa y una sensación de añoranza. Llega un punto en la vida en que las cosas nuevas no siempre nos generan emoción o alegría y me da temor pensar que esos tiempos no volverán. Será porque cada vez se reducen las posibilidades de tener una primera vez o simplemente porque con el tiempo uno pierde la capacidad de ilusionarse o sorprenderse?

Andar en celo….

Estándar

“Celos de tus ojos cuando miras a otra chica tengo celos, celos” dice la famosa canción de lo que hoy en día se denomina el género plancha.
Como muchas de las letras de ese género, los celos se han relacionado regularmente con el (des)amor, el (mal)querer y las relaciones de pareja. Si me preguntan a mí les diría que existen muchos tipo de celos, y de una manera u otra hemos calzado los zapatos tanto de la víctima como los del victimario sean tacones altos con punta de aguja, plataformas, flats, botas de hule, tacos de fútbol, chancletas kam lung o unos estirados Louboutin.
Me hace tremenda gracia que esta respuesta emocional es tan compleja y perturbadora que debe ser definida en plural. LOS CELOS, implican tantas cosas que no puede ser uno solo, no señor vienen en combo! En el diccionario de la RAE la palabra celo nos indica “cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo” pero cuando la hacemos plural saca las garras y enseña los dientes! hmmm es interesante.
Los celos no discriminan estado civil, edad, género, y aunque muchos digan haberse vacunado contra ellos lamento informarles que eso está más lejos de ser inventado que el agua en polvo.
Si pudiéramos leer la “información nutricional” de los celos, la etiqueta contendría varios ingredientes como la tristeza, la rivalidad, la imposibilidad de aceptar que no tenemos todo lo que queremos, el temor a la pérdida, la enemistad, y evidentemente la envidia. Es así como uno puede sentir celos de una mujer con un cuerpazo, del chuzo que tiene el vecino, de la persona X que se pone coqueta con tu pareja y no puede faltar de los amigos que se hacen amigos de tus amigos y terminan siendo más amigos con ellos que con uno (ese me mata!!)
No pasan de moda, osea están siempre “in“. Inofensivos acaso? No lo creo. De repente se vuelve una sensación insípida, infecunda, ingrata, insoportable…
Celos advierto y celos aseguro.
Hablando en serio, qué será la vara? que alguien me explique! Los celos son ese tipo de cosas que uno no sabe describir pero sabe perfectamente cómo se sienten. Quizás por eso es que se relacionan tanto con el amor, porque son peligrosamente parecidos en la manera en que los experimentamos.
No sé, #digoyo

Propósitos de año Nuevo

Estándar

Propósitos de año Nuevo

Bla bla la bla la mitad no queda ni en el cuento o se deforman en el camino.

Los que quieren bajar de peso terminan diciendo que “es mejor quererme como soy”

Los que quieren dejar de fumar asumen que “de algo hay que morirse”

Los que les faltan un par de materias para terminar la carrera se convencen de que no vale la pena porque “de por si no me lo van a reconocer en el brete”

Algunos de esos propósitos nacen muertos simplemente porque no están aterrizados o porque quien se los propone es un engañado que simplemente no quiere aceptar la realidad.

Aparte de basurear a quienes en algún momento hemos planteado propósitos que no llegan a cumplirse o tan siquiera a intentarse, este post se trata de hacer público uno de mis pocos propósitos para el 2012, para que así al menos algún desvelado de quienes pasan por aquí sepa que en el año en que supuestamente se acaba esta carajada, La Mula se propuso retomar su blog.

Luego de asistir a la fiesta twitera me convencí una vez más de que lo mío es ser blogger. Twitter tiene lo suyo, pero seguro los treinta y tantos años que cargo me pegan de una manera tal en la que 140 caracteres no son suficientes para expresarme, y realmente agradezco eso de mí. Por un momento pensé que los blogs habían pasado de moda, que el pajarito azul había desplazado a los posts y que eso sería el fin para muchos de nosotros. A fin de cuentas uno no escribe para estar a la moda o para que lo lean mucho, ser bloguero te trae muchas satisfacciones, lo curioso es que no son tan inmediatas ni tan sencillas de alcanzar como con el pajarito, pero precisamente eso es lo que más me agrada y lo que le da ese “no se qué” a toda la experiencia.

Así que compas, agarrense que vengo vengo violenta, que esta mula seguirá siendo bloguera de corazón y twitera por añadidura.

Nos leemos!