Respeto *aplican restricciones*

Estándar

gayflag

Ahora que una famosa bandera ha generado tanta polarización en la sociedad tica me siento obligada a opinar al respecto.

NUNCA en mi vida he percibido tanto odio, intolerancia, ignorancia y repudio por algo que sucediera dentro de mi país. Uno lee noticias del medio oriente donde los fundamentalismos llegan a extremos ridículos pero ¡noticia! ahora lo tengo en mis narices. Que triste.

Triste que haya compatriotas que se refieran a la comunidad LGBT con adjetivos como “sodomitas”, “pecadores”, “creadores de caos y destrucción” y que les deseen que habiten en compañía del demonio o que ardan en la comodidad de su casa, el infierno.

No voy a entrar a decir que tengo muchos amigos gays que son excelentes personas porque siento que incluso esa sencilla aclaración viene cargada de cierta etiqueta, como si tuviera que justificar mi cercana relación con ellos. Mejor digo que tengo muchos amigos con cabello negro que son buenísima gente (osea, es irrelevante)

Viendo este fenómeno, me da cólera que me hayan sacado a la fuerza de la burbuja en la que vivía. Una burbuja en la que todos se aceptan a todos, no hay escándalo si sos abogado, ingeniero, alto o bajo, te cuadra la papaya o el banano… Sinceramente hubiera preferido creer que todos pensamos así.

“Yo respeto pero…” es el estribillo más vacío y estúpido. El respeto no aplica restricciones, usted respeta o no lo hace PUNTO. Que lindo sería que el mundo pudiera ser como a cada uno de nosotros nos guste pero lamento informar que eso no es así.

Que tuanis que haya cosas que nos hagan ejercitar la tolerancia y el respeto, que nos incomoden de una u otra forma y que pongan a prueba nuestra calidad como seres humanos, ahí está la clave de la verdadera convivencia, no escondiendo todo aquello que me molesta.

Hagamos el ejercicio. Saquemos de circulación a la gente pola por ejemplo. Son realmente molestos. “Yo los respeto pero” que por favor no sean polos en la calle, no enfrente mío. Que no me hagan oler el pollo frito que se comen en el bus. Que no me hagan ver sus boxer y se suban el pantalón y se compren una faja. No quiero ver chavalas gordas con ropa de flaca, osea haganlo pero dentro de sus casas, hacerlo afuera es una ofensa para la moral y el buen gusto. Si usted es polo séalo, Dios lo ama pero por favor limite sus poladas, no se las enseñe al mundo. Los no-polos somos mayoría y  merecemos respeto.